159 horas extras en un mes la terminaron matando

La cadena televisiva japonesa NHK reconoció que su periodista Miwa Sado murió por una insuficiencia cardiaca congestiva derivada de 159 horas extras de arduo trabajo. Esta información la dieron a conocer tres años después por petición de la familia de la difunta.

En un comunicado, NHK asegura que se toma muy en serio la muerte de su compañero y que en estos momentos se encuentran “revisando el sistema de trabajo de los empleados para introducir cambios y así garantizar la salud de los trabajadores”.

En japón el número de estos casos es crítico, e incluso existe un nombre para ello: karoshi.

Facebook Comments