¿Cómo ser un amante ‘kinky’?

Se llama kinky a las mujeres y hombres sin prejuicios, dispuestos a probar cosas nuevas, a explorar y experimentar.

Según la experta en sexualidad, Alessandra Rampolla, las parejas kinky, “no nacen, se hacen”.

Desarrollan la capacidad de imaginar, fantasear y animarse a tener experiencias atrevidas en la cama. El sexo kinky, es el sexo atrevido, espontáneo, explosivo y un poco salvaje.

Se refiere a encuentros sexuales alejados de la rutina introduciendo cambios constantes para que las personas no se aburran.

Una práctica kinky implica buscar nuevos ambientes y explorar los rincones de la casa, incluso descubrir hoteles que les brinden comodidad y ambientes diferentes a los que están acostumbrados.

Aquí te decimos cuáles son algunas practicas sexuales que realizan las parejas kinki:

Bondage

Tan simple como usar una bufanda o algo similar que sirva para vendar de los ojos a la pareja; para los más audaces puede servir para amarrar a la pareja a la cama o a cualquier otro mueble.

Juego de roles

Brinda la opción de experimentar sin prejuicios.

Juguetes eróticos y “dirty sex”

Usar juguetes eróticos y hablar sucio durante el sexo son otras prácticas del sexo kinky. Ambas implican dejar atrás las inhibiciones, usar la creatividad.

Sadomasoquismo

Una pareja kinky está abierta a modalidades como la dominación y el sadomasoquismo, si lo que desean es experimentar emociones fuertes.

Lo importante es que antes de hacerlo hablen con su pareja del tema para ver hasta dónde pueden llegar.

Facebook Comments