(Notimex).- El flujo migratorio de personas jubiladas de Estados Unidos a México es un fenómeno creciente y que ha sido poco estudiado a pesar de tener efectos económicos y culturales, señaló el científico social Omar Lizárraga Morales.

El investigador de la Universidad Autónoma de Sinaloa adelantó que la migración de jubilados estadunidenses hacia la región noroeste de México continuará en los próximos 10 o 15 años, promovida principalmente por motivos de esparcimiento, distracción, clima y cercanía geográfica.

“A pesar de la cercanía geográfica con Estados Unidos y la creciente tendencia de la migración de ciudadanos norteamericanos a nuestro país –que tiene efectos económicos, sociales y culturales en las sociedades receptoras– en México son escasas las investigaciones que analizan este fenómeno”, recalcó.

El especialista en turismo de retiro y migraciones internacionales dijo a la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) que al realizar estudios comparativos de la migración estadunidense en Mazatlán y en Cabo San Lucas, notó que estos migrantes conforman una población minoritaria, pero con poder económico.

Detalló que mientras en Mazatlán el perfil socioeconómico promedio de los migrantes estadunidenses es de nivel medio, en Cabo San Lucas abundan los grandes empresarios, inversionistas y directivos jubilados con un ingreso superior.

“Mazatlán es un ejemplo de los impactos que los migrantes estadunidenses generan en los lugares en los que se establecen, ya que adquieren bienes raíces y se apropian socialmente de los espacios públicos, como el centro histórico o la playa”, planteó.

Omar Lizárraga advirtió que, “además, se puede hablar del impacto negativo al ambiente –por ejemplo, la erosión de playas, a causa de las construcciones que realizan y de sus prácticas de consumo”.

El investigador reconocido con el Premio de Investigación 2016 de la AMC en el área de ciencias sociales refirió que el flujo migratorio de jubilados norteamericanos a México se debe a factores como el envejecimiento de la generación del ‘baby boom’.

Dicha generación, detalló, hace referencia a las personas que nacieron en la posguerra, cuando se registró un repunte en las tasas de natalidad en países como Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, entre los años de 1946 y 1964, y que han estado en condiciones de jubilarse desde el año 2011.

Subrayó que otro factor que influye en los movimientos migratorios, ya sean de sur a norte o de norte a sur, es el desequilibrio en el sistema económico global.

“Los emigrantes de países en vías de desarrollo se dirigen hacia el norte motivados por cuestiones laborales; mientras que los de países desarrollados viajan hacia economías en proceso de maduración porque su poder adquisitivo aumenta”, explicó.

El científico social reiteró que el fenómeno de la migración de jubilados estadunidenses y otros países hacia México debe generar mayor interés por parte de investigadores y autoridades para erradicar las cosas que no benefician al país y aprovechar las que puedan aportar a la economía.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.