Nikola Tesla el científico al que le “robaron” grandes inventos

Nikola Tesla, nació hace 159 años precisamente un 10 de julio en 1852. De 1856 a 1891 mantuvo la nacionalidad Austríaca , posteriormente se mudó a estados unidos y adoptó esa nacionalidad.

Fue ingeniero electromecánico, desarrollador de la energía eléctrica alterna y precursor de los rayos X; fue el creador del oscilador electromagnético, un generador eléctrico impulsado por vapor, el cual no pudo hacer competencia contra las turbinas de vapor.

Se dice que Tesla fue el científico olvidado durante el siglo XX. Sin embargo, gracias a Nikola Tesla actualmente tenemos diversos aparatos y tecnologías que él ideó.

Sostuvo una rivalidad con Thomas Edison, quien llegó incluso a intentar desacreditar el trabajo de Tesla, diciendo que la corriente alterna era muy peligrosa, utilizando como base a la silla eléctrica. Pero al final, Tesla ganaría esta batalla.

Tesla también condujo un trabajo revolucionario en los campos de la luz eléctrica, motores, radio, rayos x, controles remotos, radares, comunicación inalámbrica y robótica, además de haber creado la Bobina de Tesla.

Tesla amaba la ciencia pero miraba con cierto desdén los negocios. Esto provocó que muchos de sus inventos no fuesen puestos bajo protección de patentes o que otros se los robasen sin mucha consideración.

Algunos de sus inventos que quedaron en el olvido y que Tesla descubrió antes que nadie:

La radio

La respuesta a quién fue el inventor de la radio es: Guglielmo Marconi.  Fue Tesla el principal padre del invento y Marconi el que, simplemente, jugó mejor sus cartas. Entre ellas utilizar 17 de las patentes de Tesla.

En 1909 Nikola Tesla tuvo que ver cómo Marconi ganaba el Nobel gracias a su descubrimiento. La denuncia no se resolvió hasta varias décadas después y justo en medio de la Segunda Guerra Mundial, en 1943, cuando Tesla y Marconi ya habían muerto.

El Rayo de la muerte

Era una gigantesca maquinaria que Tesla construyó y que tenía un enfoque principalmente bélico, aunque él siempre se empeñó en defender el valor científico de su invento más allá del ámbito militar. Nunca llegó a terminarse, ni siquiera con las presiones del gobierno de Estados Unidos al llegar la Segunda Guerra Mundial pero la propaganda lo definía como “un arma de 60 millones de voltios capaz de exterminar a 300 kilómetros de distancia”.

Terapia mecánica

Hoy en día la terapia mecánica, o vibratoria, se utiliza habitualmente en varias áreas de la Medicina y la Fisioterapia. Tesla descubrió accidentalmente sus beneficios un día que se subió a una gran máquina que estaba probando.

Las vibraciones de la misma se transmitieron a su cuerpo e intrigado por la sensación y por el cosquilleo instó a sus asistentes que la probaran. Para sorpresa de Tesla, unos minutos más tarde sintieron todos unas ganas irrefrenables de ir al cuarto de baño.

Aunque él todavía no lo sabía, había conseguido replicar en cierta manera los movimientos peristálticos que mueven el alimento por el tubo digestivo.

 

 

Facebook Comments