Pareja viaja en autobús con el cadáver de su bebé, y trata de hacer pasar su muerte como accidente (Fotos)

Jeffrey Wiltshire, de 52 años, y Rosalin Baker, de 25, inventaron un plan “tortuoso” para tratar de cubrir el horrible abuso al que sometieron a Imani, su hija de 16 semanas de edad a quien, se presume, habrían asesinado un día antes: se subieron a un autobús y durante el trayecto fingieron que la niña había tenido un ataque, incluso pidieron ayuda a los demás pasajeros.

Una semana antes de su muerte, Imani fue agredida tres veces y había sufrido 40 fracturas de costillas, la rotura de una muñeca y terribles lesiones en la cabeza, dijeron los jurados.

asd.jpg_778660000

Durante su juicio, Baker culpó a su novio de ser un drogadicto, controlador y violento, pero el ex rapero Wiltshire, que afirmaba haber engendrado a 25 niños, insistió: “No tomo vidas, soy un fabricante de bebés”.

El jurado deliberó durante 14 horas y media, antes de declararlos no culpables del asesinato de su hija, que estaba en el registro de protección de menores.

El fiscal Duncan Atkinson QC dijo que Imani vivía “un dolor y una angustia muy significativos”, lo que habría sido obvio para cualquier padre.

La mañana del 28 de septiembre del año pasado, cámaras de circuito cerrado captaron a Wiltshire besando a Baker, y deseándole buena suerte cuando ella subió a un autobús a Stratford, al este de Londres, con el cuerpo de Imani atado a su pecho.

Durante el viaje, Baker levantó la alarma y los pasajeros trataron desesperadamente de salvar a Imani dándole RCP y llamando a una ambulancia.

Atkinson dijo a los miembros del jurado que los pasajeros se veían angustiados y en pánico ante la pesadilla de estar frente a una bebé que no estaba respirando e hicieron todo lo posible para ayudar. Por el contrario, Baker estaba fría y tranquila.

Después de la muerte de Imani, Wiltshire inicialmente negó que la bebé fuera suya, mientras que Baker dijo a la policía que se encontraba en “estado total de shock”.

Wiltshire negó haber herido a su hija “diminuta y hermosa” intencionalmente.

El detective en jefe, Gary Holmes, de Scotland Yard, dijo: “La pérdida de cualquier niño es trágica, pero saber que Imani fue torturada es desgarrador”.

“El engaño se vino abajo cuando los profesionales médicos determinaron que Imani había muerto 24 horas antes, por lo que rápidamente fueron procesados.”

Con información de The Independent.

Facebook Comments