¿Qué está sucediendo en Cataluña?

Por Dr. Juan Carlos Pascual- Analista invitado
Especialista en Análisis de Sistemas Complejos

El primer domingo de octubre en Cataluña sucedió un evento político de exaltación al enfrentamiento. De nueva cuenta políticos sin ideas, programas o memoria histórica repiten acciones para elevarse como cesares en medio de frases y palabras sin contexto.

La Generalitat de Cataluña y su presidente Carles Puigdemont convocaron a un referéndum de independencia de Cataluña, quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de República.

¿De dónde viene este movimiento?

Por muchos años, desde el inicio de la democracia española, se creó un partido, (CiU), de la mano de Jordi Pujol, que gobernó en Cataluña hasta el 2003.

Al retirase de la vida política entra una nueva generación de políticos encabezado por Artur Mas (2003-2012), quien toma como bandera dentro de la crisis Española del 2008 el enarbolar la bandera de la independencia como respuesta a el grave desempleo y caída económica de la región.

Pese a que ya desde el 2006 tenían un Estatus de Autonomía en que se les consideraba como una nación dentro de España.

Para gobernar tanto en España como en Cataluña se tiene que tener mayoría de diputados o de lo contrario formar coaliciones para obtener esta mayoría.

Es en estas alianzas se explica el ascenso nacionalista por la falta de propuestas de fundamento ideológico alternativo ante una realidad económica en crisis.

En resumen, se transitó de una participación dentro de la democracia española de unión entre las diferentes regiones de España, pero con cierta autonomía.

Periodo del CiU; a un cambio en el periodo del socialismo que para ganar la candidatura hace coalición con la izquierda nacionalista extrema Periodo PSC+ ERC, con tal de tomar el poder y genera un nuevo Estatus de Autonomía, que fue el precio político solicitado por la coalición con ERC quien era minoría.

Posteriormente el CiU para recuperar el poder y ante la caída del PSOE en plena crisis, se abstiene y regresa el CiU, en 2010. Para el 2012 aprende que la unión con la izquierda nacionalista le puede refrendar en el poder.

Sin embargo la izquierda entiende su poder en una minoría por coalición y ante el debilitamiento progresivo de Artur Mas para el 2105 forman una unión que desconoce a Mas e impulsa a Piuguemont, controlado totalmente por la izquierda ante un debilitado PSC y PP.

Aquí vemos como una minoría pueda hacerse del poder e imponer una agenda, gracias al sistema de Coaliciones y la fragmentación del voto en muchos partidos.

Así mismo no se presenta un plan de mejora económica o estado de mayor bienestar sobre lo ya construido, sino que el extremismo en este caso Nacionalista, solo presenta una idea de Independentismo como falso espejismo.

Al final es un juego de los políticos que, a falta de memoria histórica, de falta de discurso o ideología y sobre todo sin programas económicos que realmente mejoren la calidad de vida de su población, permanecen en el poder abrigados por una burocracia creciente.

No existe una democracia y mucho menos una idea de diálogo y concordia. Cuando una minoría extremista impone su agenda a un socialismo débil para impedir que la identificada como Derecha ciudadana suba al poder.

Porque si un 51% es dominado por un extremismo que pudiera ser de un 20%, existe en Cataluña un 49% que no está de acuerdo con ello y que también es ciudadano y no es violento, pero está a merced de la violencia del extremismo.

Así empezó la Alemania de Hitler, con un nacionalismo violento, aunque la situación actual no es la misma, pero el resultado fue desastroso al final para todo el pueblo.

Así empezó la guerra civil española, aunque la situación actual no es la misma, pero enfrentó a un 50-50 de su población en ideas extremas diferentes y el resultado de resentimiento aún lo tenemos hoy en Día.

Existe en teoría de juegos lo que se llama situaciones “suma cero”, que son el Yo gano TU pierdes. Eso es lo que se está proponiendo en Cataluña, el 50% que gana con la independencia lo hace a costa del 50% que perderá.

Situaciones de división y suma cero, nunca han resultados en beneficio para la población y el país.

Caso contrario a la unión e integración de ideas sin extremos, basta ver como Estados Unidos y recalco “Unidos” o de nuevo la “Unión” Europea si han mejorado en muy corto tiempo el nivel de bienestar de su población.

Al final no es lo que todo ciudadano quiere, la oportunidad de “mejora”.

Facebook Comments