(Notimex).- En la Ciudad de México aumenta la presencia de bandas delictivas dedicadas al robo y secuestro exprés de mascotas, pues se ha convertido en un negocio ilícito muy lucrativo y poco denunciado.

Para liberar a un perro de raza Pomerania, Chihuahua, Schnauzer, Labrador o Bull Terrier, por mencionar las más cotizadas, los delincuentes exigen a los dueños pagos de más de 10 mil pesos.

Aunque el precio que le ponen al animal de compañía varía de acuerdo a la raza, por ejemplo, el Pastor Alemán llega a costar hasta 14 mil pesos; el Bulldog inglés se cotiza entre los 23 mil 900 y 45 mil pesos.

Otras razas como el Bulldog francés se llegan a cotizar hasta en 14 mil pesos; el cachorro Pomerano carita de oso en 20 mil pesos; el Boston Gran Danés está en 10 mil pesos; y el Doberman entre siete mil 200 y nueve mil 500 pesos.

De 2015 a la fecha, la Procuraduría General de Justicia capitalina tiene un registro de casi 232 investigaciones por robo de animales, aunque se estima una cifra negra mayor, debido a que todavía no existe una cultura de denuncia por ese delito.

La asambleísta Rebeca Peralta León comentó que la delincuencia organizada ha visto en el robo de perros, gatos o aves un negocio lucrativo, toda vez que utiliza la extorsión para obtener dinero y aprovechándose de los sentimientos de las personas hacia sus mascotas, piden cuantiosas sumas de dinero.

Es tanto el cariño que se le da a una mascota, que hay quienes se autonombran sus madres o padres, incluso asumen el término “perrhijo” (a), rol que actualmente distingue a muchos animales de compañía.

Médicos veterinarios con especialidad en etología y psicólogos hablan de esta nueva tendencia que, además de convertirse en moda, está cambiando el entorno familiar.

Hoy en día la situación económica, poblacional y profesional ha orillado a personas a cambiar su estilo de vida, al grado de que su expectativa es más la realización profesional y personal, antes que pensar en tener hijos.

Según Claudia Edwards, médica veterinaria y directora de Programas en Humane Society International México, explicó que la tendencia de “perrhijos” no tiene tanto tiempo, pero que ha adquirido relevancia los últimos cinco años; en lo concerniente a los gatos el auge ha sido en los últimos tres años.

Al respecto, la asambleísta Elizabeth Mateos lamentó que los animales de casa se hayan vuelto un negocio para los delincuentes, ya que la gente a quien le roban su perro -que es prácticamente de la familia- pagan lo que sea por recuperar a su mascota.

“El tener mascota es un lujo, no cualquiera puede mantenerlo. Entre las clases media, media alta y alta, se estila mucho tener animales de buena raza, caros, que obviamente son los más asediados por la delincuencia”, indicó la también presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Adelantó que se pondrá un marcha un programa de capacitación a autoridades para que tengan la claridad y sensibilidad de que es obligación tratar con respeto a quien levante una denuncia por robo de animales.

“Los ministerios públicos están obligados a tomar con toda la seriedad este tipo de situaciones, es como cuando te roban tu cartera y vas a poner la queja, aunque no es un ser vivo también están obligados a levantar la denuncia”, resaltó la legisladora local.

Los animales de compañía eran considerados “bienes”, por eso tenían un “propietario”, sin embargo, en la Constitución Política de la Ciudad de México, recientemente publicada en la Gaceta Oficial el 5 de febrero de 2017, se establece que son “seres sintientes” .

Incluso, hace unos meses arrancó en la Ciudad de México la Agencia de Atención Animal, a través de la cual se pretende erradicar el maltrato animal y garantizar una mejor calidad de vida a estos seres sintientes.

El robo de mascotas o animales de compañía es más común en colonias consideradas de clases media y alta, como Polanco, Condesa, Del Valle, Narvarte, Nápoles, Del Carmen y Lindavista, principalmente.

De acuerdo con asociaciones defensoras de los derechos de los animales, la mayor incidencia de robo de perros se encuentran en las delegaciones Tlalpan, Cuauhtémoc, Coyoacán, Benito Juárez, Miguel Hidalgo e Iztapalapa.

Entre las razas de perros más robadas se encuentran los cachorros Pomerania y Maltés, los Chihuahua, Schnauzer, Rottweilers, Bull Terrier inglés, Labrador y el Husky Siberiano.

El costo se eleva cuando los animales son de raza y cuentan con certificado de pedigree.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.